Hunter Kemper in the hunt for fifth Olympics

Hunter Kemper sueña con una quinta participación olímpica

By Andrew Dewhurst on 11/05/15 at 2:53 pm

Si hay alguien que merece el título de “deportista veterano”, ese alguien es sin dudas Hunter Kemper (USA) quien con sus 39 años ha estado al frente durante la mayor parte de los 18 años de su carrera en el triatlón.

Luego de cuatro participaciones olímpicas, Kemper continúa compitiendo en el circuito ITU y tiene la mirada puesta en Río 2016, en lo que marcaría su quinta intervención en un Juego Olímpico. Si lo logra, se convertirá en el único triatleta en haber corrido en cada Juego Olímpico desde el debut del triatlón en el año 2000.


¿Cuál es la motivación de este hombre que acompañó la evolución del triatlón?

“Después de Londres me detuve a pensar sobre el triatlón, dónde quería llegar, qué quería hacer. ¿Quería pasar a distancias más largas, continuar en el circuito ITU o hacer carreras sin drafting en los EEUU. La respuesta vino con la pasión que siento por los Juegos Olímpicos, poder comprobar el rendimiento de cada atleta cada cuatro años. Es el evento más importante, el pináculo deportivo. Me gusta mucho todo lo que tiene para ofrecer,” dijo Kemper.

Kemper ha estado relativamente en calma en lo que va del año, pero tiene un plan que lo ubicaría en el Equipo de los EEUU que competirá en Río. De todos modos, a pesar de su compromiso consigo mismo por llegar a un quinto Juego Olímpico, el haber entrenado durante la mayor parte de dos décadas deja huellas en un atleta.

Río actúa como gran motivador, aunque en un momento de mi vida no lo sentí así. Después de Londres estuve como perdido, tratando de encontrar mi camino. Muchos pasaron a otras etapas, Docherty, Khalefeldt, Don, Whitfield. Cuando miras las fechas de cumpleaños no son muchos los que nacieron en los 70 y yo soy clase 1976!”

“El año pasado tuve un conflicto conmigo mismo. Creo que lentamente, Río se convierte en mi motor, pero no voy a mentir, no es así en todo momento. 

Pero la motivación no es el único factor que te puede llevar a Copacabana Beach el año próximo. Si bien la experiencia de Kemper es inigualable, los años de entrenamiento han dejado huellas en su cuerpo.

“Puedo decir que cuando me levanto no me siento como antes. Me duelen las pantorrillas, el cuerpo, me estoy poniendo grande. El Padre Tiempo me está alcanzando pero aún salgo al ruedo. Trato de hacer algo a lo que nadie ha llegado antes…veremos.”

Agregamos que Kemper es padre de una numerosa prole con la que podría formar su propio equipo de relevos, por lo que el viaje a Brasil se complica un poco màs.

“Mi vida es muy diferente a la de casi todos los otros atletas del circuito, tengo cuatro hijos y cinco pollos, mi vida es distinta. Se hace difícil recuperar. Mi esposa es muy comprensiva, se queda en casa y cuida a los niños. Eso me permite hacer lo que hago, no estaría en este lugar sin su apoyo.

“Es duro pero funciona, me equilibra. Ahora no puedo hacer triatlón todo el tiempo, necesito un equilibrio, y la vida que tengo me da ese equilibrio.”

Aunque las mujeres americanas demuestran ser imparables esta temporada, los hombres de su equipo no lo han hecho tan bien. De hecho, Kemper es el único hombre de los EEUU que ha estado primero en el ranking mundial, exactamente en el período 2005-2006.

“Es justo decir que siento que le doy esperanzas a los otros hombres de mi país, tengo un rol de mentor en muchos aspectos, pero es solo un comentario. Si los hombres estadounidenses estuvieran hoy en la posición de las mujeres, yo no estaría cerca de llegar a otro Juego. Ahora no tenemos hombres en los primeros puestos del ranking, mi situación sería muy diferente si tuviéramos nuestra propia versión de los hermanos Brownlee o de otros de los tipos talentosos del circuito. No me malinterpreten, tenemos atletas muy capaces y chicos que están avanzando, falta un poco de tiempo.”

Kemper desea que esta situación cambie.

“Me encantaría hacer algo de entrenamiento con estos atletas jóvenes, involucrarme con la juventud en el deporte. No me veo como entrenador de atletas de categorías por edades o de Ironman – mi pasión no está ahí. Querría guiar a esos atletas juveniles y sub23 en su camino y ayudarlos a comprender lo que se necesita para ser el número uno del mundo.”

Kemper está concentrado en su camino a Río, pero sabe que hay un límite para sus años de competencia. Sin embargo, es una situación para la que se siente preparado.

“He considerado lo que viene, creo que estará bien. Quiero seguir con el triatlón de alguna manera, estoy trabajando mucho para una fundación de la que soy vocero, la fundación Pinky Swear (www.pinkyswear.org). Hacemos triatlones en los EEUU con niños que corren por otros niños que tienen cáncer y juntan dinero para ellos y sus familias. Son eventos no competitivos, sin tiempo, ahí está mi pasión.”

Kemper goza de la experiencia necesaria para opinar sobre la posición de nuestro deporte ya que ha sido testigo de sus cambios y avances y ha sido parte de su grandiosa evolución.

“El deporte está cambiando, se está tornando más profundo, veloz, es grandioso experimentarlo. La ITU ha hecho un gran trabajo para acercar el deporte a la gente, llevarlo a sus salas de estar…pensemos en los medios, el mercadeo. Creo que es la mejor serie en el mundo. Las emisiones en vivo, actualizaciones, otras series pueden aprender de la ITU que lleva al deporte a la gente, ya sea audiencia televisiva, escuchas, la ITU lo está haciendo muy bien, es un ejemplo a imitar.”

Y esto es un verdadero elogio de un hombre que puede muy bien recibir el “Estándar de Oro” por su contribución al deporte, contribución que seguirá haciendo por mucho tiempo.